Trombosis, una consecuencia grave del coronavirus

27th mayo, 2020 /

El Dr. Gabriel España, cirujano vascular de HLA Montpellier, explica cómo la inmovilización a causa del aislamiento propicia la aparición de coágulos y trombosis

A medida que se observan consecuencias generadas por la COVID 19 en distintos pacientes, se van conociendo más aspectos relacionados con la enfermedad, así como de las diferentes formas clínicas en que puede presentarse. Entre ellas, llama la atención la cantidad de pacientes que han sido diagnosticados de trombosis durante la cuarentena. El doctor Gabriel España, cirujano vascular de HLA Montpellier, explica que “en este largo periodo de confinamiento hemos visto muchos casos de trombosis tanto en personas que han padecido la infección como en aquellas que han permanecido libres de la misma”. Esto significa que ciertos tipos de células de la sangre, en concreto las plaquetas y los glóbulos rojos, pueden adherirse entre ellas, dando lugar a la formación de un coágulo; este coágulo permanece en el interior del vaso y no se disuelve.

Según el especialista “no tenemos experiencia con periodos similares de confinamiento de la población durante tanto tiempo, pero sí sabemos que la gente que está enferma, o que ha sufrido una operación y que ha precisado cierta inmovilización, pasados los cuatro días de reposo, aumenta el riesgo de padecer una trombosis venosa”.  De este modo, ha aumentado el riesgo de desarrollar trombosis, especialmente en las venas profundas o en las varices que ya tenían previamente, en personas que no han padecido la enfermedad, pero por razones de sedentarismo, falta de ejercicio o estar muchas horas sentadas frente al ordenador por teletrabajo.

En los pacientes que han padecido la infección por el coronavirus las trombosis, tanto arteriales como venosas, se relacionan con la activación de los mecanismos internos (vía intrínseca) de la coagulación por la respuesta inflamatoria desencadenada por el virus.

¿Cuáles son los síntomas o signos de alarma de las trombosis venosas?

Los síntomas dependerán de la zona donde se desarrolle el trombo o si este se desplaza por el torrente circulatorio. En líneas generales las trombosis venosas son más frecuentes en los miembros inferiores y se manifiestan con hinchazón de toda la extremidad, de la pantorrilla, dolor en los gemelos, dificultad para caminar, cordones duros, dolorosos y enrojecidos, etc, si se desplazan a lo largo del sistema venoso, hacia el corazón y los pulmones, se produce un Tromoembolismo Pulmonar (TEP) que puede ser asintomático, producir dolor costal y dificultad respiratoria (disnea), mareos, pérdida de conocimiento e incluso muerte súbita.

Sin embargo, este tipo de coronavirus se ha caracterizado por la aparición de trombos en los sitios más dispares, en venas del intestino, del cuello o en venas pulmonares directamente, asociándose a una gran letalidad. Sorprendentemente, incluso en pacientes teóricamente curados, se han desarrollado cuadros de trombosis venosas que han precisado ingreso hospitalario.

¿Cómo se pueden evitar las trombosis en el sistema venoso?

El mejor método preventivo es moverse. Además, se recomienda contraer los gemelos y hacer movimiento de bicicleta con las piernas en alto.

En los pacientes que han desarrollado la infección y han necesitado ingreso el tratamiento preventivo se les ha administrado heparina de bajo peso molecular (HBPM) mediante inyecciones en la grasa bajo la piel.

¿El coronavirus tiene mayor incidencia en pacientes con riesgo de coagulación sanguínea?

Aún queda mucho por conocer y muchos datos que analizar de los efectos de esta pandemia, pero la impresión es que, en pacientes con enfermedades asociadas a alteraciones de la coagulación (linfomas, leucemias…), no han tenido un riesgo mayor de presentar la infección como en un momento podría haberse temido, ya que muchos de ellos son considerados pacientes de alto riesgo.


Leave a Comment