La importancia de la atención consciente en la infancia

20th noviembre, 2020 /
Imagen de archivo. Autor:  Jon Pauling

La crisis del COVID 19 ha abierto nuevos desafíos a la hora de educar, cuidar y proteger la salud mental y emocional de los más pequeños. Por ello, conductas como el multitasking conllevan no solo a una bifurcación de la atención, sino en la evasión del presente y el desarrollo cognitivo y emocional del infante. Hablamos con Santiago Pérez, psicólogo de HLA Montpellier, sobre sus efectos y posibles consecuencias para proteger al menor y su desarrollo pleno.

¿Qué es el multitasking?

El multitasking o multitarea es intentar ejercer un control sobre diferentes tareas a la vez. Y digo que es ejercer un control porque es prácticamente imposible que ejerzamos varias tareas a la vez. Con lo cual, muchas veces tenemos la ilusión de control de que podemos llevar a desarrollarlas al mismo tiempo, pero en realidad, no es así.

¿Es algo innato, humano, o se nos ha ido imponiendo?

Todo lo que has dicho. Sin embargo, hay partes que son antropológicas y otras más psicológicas de lo que estamos viviendo en la sociedad actual. Una cosa es la parte que nuestro cerebro es capaz de realizar un multitasking, algo que es obvio. Tanto tu cerebro como el mío está al mismo tiempo pensando, hablando, escuchando, respirando etc. Esto es posible gracias a nuestro sistema nervioso, concretamente, el sistema nervioso autónomo. Como la propia palabra indica, este hace es que el cuerpo se mantenga vivo de manera completamente autónoma. Es decir, no se trata de una cuestión de capacidad, sino de atención: el multitasking lo tenemos que relacionar con a qué estamos dedicándole la atención consciente. Es aquí donde estamos hablando de que es completamente imposible que nuestro cerebro sea capaz de mantener la atención de una manera sostenida y selectiva a la vez. Tenemos necesariamente que elegir.

Se trata de ser consciente del propio cuerpo y de lo que estamos haciendo…

Como todo procesador, nuestro cerebro tiene una atención limitada. La multitarea produce una alternancia en la continuidad de la tarea. Es decir, si yo estoy prestando la atención a un aspecto, no puedo destinárselo a otro. Si ponemos un porcentaje en proporción, si dedico un 100% de atención a escucharte a ti, no puedo destinar un 100% a otra tarea como podría ser, por ejemplo, estudiar. Otra cosa es que destine un 50%-50%, lo cual estoy haciendo mal las dos tareas.

En una edad en la que es tan importante el desarrollo cognitivo y emocional, ¿de qué manera influye el multitasking en esa bifurcación de la atención?

Pensemos en el adulto que está realizando una multitarea, un multitasking (tener el correo abierto, a la vez que está leyendo un artículo, y hablando con una persona con la que está teniendo una reunión…) Aparentemente puede resultar beneficioso, pero en realidad no lo es tanto.

Vamos a ponernos ahora en el caso de un niño, donde su psique, su personalidad, su propio cerebro se está desarrollando. Si le estás enseñando a tener la atención en varios aspectos a la vez, no le estás enseñando a tener en ninguno. Si el niño está jugando, ha de estar atento a estar jugando. Si está aprendiendo a tocar música, debe estar aprendiendo a tocar música. No a tener la música de fondo, con la televisión de fondo, mientras está jugando, porque precisamente lo que se hace es irrumpir el flujo de disfrute de la tarea.  Hay casos específicos en los que es normal tener un multitasking. Pero, en cualquier caso, a nivel global, lo importante es destinarlo a que esté solo a una tarea, porque si no lo que hacemos es quemar al niño y a su atención. Enseñarle desde muy pequeñito a centrarse en varias tareas a la vez hace que se disocie, hace que no esté presente a vivir el conflicto, a afrontar el problema, la dificultad que supone, el disfrute de lo que está haciendo…

¿Qué elementos favorecen la bifurcación de la atención?

La sociedad en la que vivimos y fundamentalmente los padres. Hay que tener en cuenta que la imitación no es que sea el mejor modelo de aprendizaje, sino que es el único. Tú no puedes ser el padre de un niño o el maestro de un niño e intentar decirle que esté atento a uno de los aspectos mientras tú estás con el móvil por un lado, escuchando tus amigos por otro… con lo cual, la sociedad hace que un niño por lo general no se concentre en varias porque es lo que está viendo en el adulto. Unos niveles muy altos de ansiedad en el ambiente familiar (conflictos, problemas…) alimentan el estar atento a distintas tareas porque a nuestro cerebro le encanta. Si tú le metes muchas cosas a la vez hay una parte de nuestro cerebro que se llama el núcleo córtex que se refuerza con todo esto. Es como si le metieras un azucarillo, y lo disfruta.

¿De qué manera ha afectado el multitasking a nivel intrapersonal?

A muchos niveles. Byung-Chul Han, filósofo coreano, habla precisamente de esto en su obra La sociedad del cansancio. En ese libro explica que vivimos en una sociedad en la que se nos exige hacer varias cosas a la vez, y no solo eso, sino que se nos exige ser el mejor en todo lo que hacemos. Esto conlleva a niveles de ansiedad y de estrés excesivos. Cuanto antes sometamos a un estrés negativo al niño, más exigencia les estamos provocando, más problemas, más conflictos… La sociedad coreana es precisamente representativa de esta situación: se les exige ser los mejores desde muy pequeños. Y de hecho, es uno de los países en los que el porcentaje de suicidio es muy elevado.

A nivel introspectivo, cuando le introduces una exigencia muy grande a ese niño, le estás enseñando que no es válido, lo estás utilizando como a un objeto, le estás enseñando que es más un objeto que lo que él es. Entonces es muy importante transmitirles desde muy pequeños que es un ser que hay que querer, aceptar, y comprender con sus características particulares. Tienen un aporte a mi vida. Y esto, es completamente imprescindible en el desarrollo interpersonal del menor.

¿Y a nivel intrapersonal?

No hay más que salir a la calle y verlo todos los días: un banco lleno de adolescentes, todos con el móvil, mientras hablan a la vez. Están a dos tareas a la vez, mínimo, sin estar plenamente conscientes del contacto humano. Venimos de pasar una cuarentena muy potente, donde hemos estado confinados, y quejándonos de que no podíamos tener contacto con los humanos, cuando en realidad estamos intentando tener contacto con los humanos ahora mismo y volvemos al mismo proceso. Entonces no podemos tener unas relaciones de calidad, cercanas, donde escuchemos y conectemos con las personas si estamos a varias cosas a la vez. Desde el amor hasta la maternalidad, hasta el compromiso, y la amistad.

¿De qué manera les afecta a los niños?

En todo, porque al final volvemos a la parte de que imitan lo que ven en el adulto. Y por otro lado, ¿qué objetivo o inquietud va a tener un niño mayor que poder descubrir a los niños de su alrededor con los que puede interactuar, con los que puede verse identificado, con los que puede jugar, si ese niño no está presente consigo mismo? Al final lo que está notando es que no es lo suficientemente importante para la figura que está a su lado, ya sean sus padres o sus amigos. Es imprescindible nos veamos completamente recogidos y recibidos por la persona que nos acompañe, y más niños. Al final, son los seres más indefensos. El adulto debe aprender a proteger al niño, así como a conectar con su propio hijo para sentir lo que sentía cuando era como él y se sentía indefenso. Es decir, se trata de prestarle la atención, no una de permitirle hacer lo que quiera, sino de brindarle aquello que el niño necesita: sentirse escuchado y desarrollar su personalidad como la siente. 

¿Qué consejos darías para la atención consciente?

En realidad, vivimos en un movimiento filosófico, psicológico, y cultural casi que es la palabra tan manida del mindfulness: la atención plena, la meditación etc. Tiene una base (muy potente a nivel filosófico, por un lado, y neurobiológico, por otro), que es si no somos conscientes de lo que estamos haciendo no podemos transmitir esa consciencia a los niños. Se ha demostrado que si tienes un menor en casa, intentemos apagar cualquier tipo de foco externo para estar presente en lo que se está realizando. Es imprescindible. Como te he dicho antes, a nuestro cerebro le encanta que le metas muchas cosas a la vez, porque eso le mantiene distanciado de los conflictos y los problemas. Se mantiene entretenido, pero no afronta el presente.

Por ello, es importante inculcarles que cualquier cosa que hagamos solo haga esa tarea. Y que si estoy presente jugando, que nos distanciemos de cualquier elemento exterior.


Deja un Comentario