El uso regular del kéfir mejora los síntomas en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal

22nd noviembre, 2019 /
  • Huesca acogió la primera jornada del Ciclo 2019/20 de Conferencias que HLA Montpellier organiza junto con DFA (Discapacitados Físicos de Aragón)
  • La jornada contó con el Dr. Juan José Sebastián, especialista en Digestivo y colaborador de HLA Montpellier

El hospital HLA Montpellier inicia el sexto ciclo de conferencias en colaboración con la Fundación de Discapacitados Físicos de Aragón (DFA). Con estas sesiones, el hospital pone en valor su compromiso para trasladar y compartir con la sociedad conocimientos. En esta ocasión, la sesión titulada “Procesos inflamatorios intestinales y discapacidad” abordó la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Esta dolencia engloba dos patologías: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.  En España la colitis ulcerosa es más frecuente que la enfermedad de Crohn y se espera que esta diferencia aumente ligeramente en los próximos años. Las dos se caracterizan por ser enfermedades del intestino esencialmente, inflamatorias y crónicas, que evolucionan en brotes (fases activas) y periodos de remisión (fases inactivas).

La discapacidad en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

La EII es una enfermedad crónica incapacitante porque deteriora la calidad de la vida de los pacientes, en parte debido a la fatiga que produce, al dolor crónico que experimentan estos enfermos, la ansiedad y depresión que pueden padecer.

El Dr. Juan José Sebastián, especialista en Digestivo y colaborador de HLA Montpellier, explicó que “la incorporación de alimentos probióticos como el kéfir en la dieta puede resultar muy beneficioso, incluso el uso regular de kéfir mejora tanto los síntomas como la calidad de vida a corto plazo en pacientes con EII”. L.kefiri, uno de los lactobacilos más abundante del kéfir, ha mostrado una gran capacidad para modular la composición de la microbiota intestinal, lo que puede conducir a una reducción significativa de varios géneros bacterianos directamente implicados en el inicio de la respuesta proinflamatoria y algunas enfermedades gastrointestinales como la EII.

Los beneficios de probióticos como los presentes en el kéfir residen en sus efectos antibacterianos y antivíricos, sus propiedades antiinflamatorias o su capacidad para disminuir la producción de gas. El kéfir contiene una serie de bacterias que resultan beneficiosas para mejorar los problemas intestinales, muchas más bacterias diferentes que, por ejemplo, un yogur convencional.

El especialista habló también de la terapia de aceptación y compromiso (ACT) como alternativa para un mejor control del estrés psicológico en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), Crohn o Colitis Ulcerosa.

La terapia de aceptación y compromiso, ACT por sus siglas en inglés de ‘acceptance and commitment therapy’, es una terapia cognitivo-conductual cuyo objetivo principal es potenciar que los pacientes adopten valores positivos de la vida y aceptar experiencias negativas, incluidos pensamientos y sentimientos que son consecuencias inevitables de la vida.

Estudios recientes afirman que entre el 9 y el 19% de los pacientes con EII tienen absentismo de corta duración en el trabajo, pero de promedio, se estima que el 31,5% de personas con EII están fuera del mercado laboral. Estos datos enfatizan la necesidad de que la atención a estos pacientes sea personalizada con el respaldo de un equipo multidisciplinar.

En las últimas décadas, la investigación sobre qué factores influyen en el bienestar de la EII se está extendiendo más allá de la inmunología, la genética y/o el medioambiente, recientemente se ha conocido que los aspectos psicológicos adquieren cada vez mayor importancia.

Los trastornos psicológicos se asocian a una EII más grave, más probabilidad de hospitalizaciones repetidas, mayor escala en el tratamiento aumentando la probabilidad de tener que pasar por una cirugía. Por lo tanto, el estrés, la ansiedad y la depresión suponen una carga importante para los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Todo esto demuestra que existe una relación entre la EII y la discapacidad psicológica de tal forma que se considera esencial el tratamiento psicológico en este tipo de pacientes.


Leave a Comment