El calor y la humedad, enemigos de nuestros oídos

8th agosto, 2018 /

• El dolor de oídos es uno de los motivos más frecuentes de consulta durante el verano, tanto en Urgencias como en las consultas de Atención Primaria. Así lo apunta el Dr. José Enrique de Francisco Garcés, Otorrinolaringólogo de HLA Montpellier.

• Salvo en pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades crónicas, la otitis externa es un proceso benigno aunque muy molesto y, en ocasiones, difícil de curar. 

La otitis externa en un proceso infeccioso agudo que afecta a la piel del conducto auditivo externo. Es una afección que puede presentarse en cualquier época del año, pero que alcanza su máxima incidencia en los meses de verano. Se debe a la suma de dos factores: el calor y la humedad, que alteran el PH y los mecanismos de defensa de la piel del conducto. Por ello, a estas infecciones se les conoce también con el nombre de otitis de verano u otitis de piscina.

“Excepto en pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades crónicas, la otitis externa es un proceso benigno, que no presenta gravedad ni suele acarrear secuelas de importancia. Sin embargo, puede resultar muy molesta y en ocasiones difícil de curar, pudiendo arruinarnos unas vacaciones o una temporada de piscina”, apunta el Dr. De Francisco, otorrinolaringólogo de HLA Montpellier.

El síntoma inicial y más llamativo es el dolor, que puede llegar a ser muy intenso, y que aumenta al tocar el pabellón auditivo. Es frecuente el picor y taponamiento auditivo. Ante esto es importante acudir lo antes posible a un facultativo. El diagnóstico no es difícil, pero hay que diferenciar esta infección de las otitis medias, que presentan una sintomatología parecida, pero que tienen un manejo y tratamiento completamente distinto.

“Iniciar un tratamiento lo antes posible reduce la duración del proceso”, recalca el Dr. La base del tratamiento es la aplicación de gotas antibióticas, asociada a antiinflamatorios. No suele precisarse tratamiento antibiótico por vía oral. En ocasiones es imprescindible la aspiración de secreciones acumuladas en el conducto. Esta labor solo la puede realizar de forma adecuada un especialista otorrinolaringólogo bajo control microscópico.

Adecuadamente tratadas, las otitis externas se resuelven sin complicaciones en la mayor parte de las ocasiones. Sin embargo, la posibilidad de recaída es alta en pacientes que presentan eczemas y dermatitis del conducto.

¿Cómo prevenir la otitis? 

Hay que evitar la excesiva entrada de agua en los oídos, o secarlos bien después de un baño. En pacientes que sufren otitis de repetición se aconseja la utilización de tapones de cera o silicona. Evitar la utilización de bastoncillos en los oídos y maniobras de rascado que pueden lesionar la piel.

Seguir estos sencillos consejos puede evitar la aparición de una infección, pero si ésta aparece lo aconsejable es acudir a su especialista para iniciar el adecuado tratamiento lo antes posible y a disfrutar del verano al máximo.


Leave a Comment