El Aula Montpellier aborda el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, y la evolución de sus paradigmas

21st marzo, 2016 /

Joaquin Poch, Presidente de la Real Academia Nacional de Medicina, ha sido el ponente de la sesión conjunta con la Real Academia de Medicina, celebrada en el paraninfo

 

El Aula Montpellier ha ofrecido, en la cuarta sesión de su decimosexto ciclo, su versión más académica. En el edificio paraninfo, en la sede de la Real Academia de Medicina de Zaragoza, y tras la presentación del acto, realizada por el Académico Numerario de la Real Academia de Medicina, Vicente Calatayud, el turno de intervención como ponente ha correspondido al Presidente de la Real Academia Nacional de Medicina, Joaquin Poch. El tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, y la evolución de sus paradigmas han centrado su ponencia.

 

A lo largo de su intervención, el Académico se ha referido a cuáles han sido los cambios de actitud, y los cambios en etiología, en cirugía, en radioterapia, en quimioterapia, y la síntesis global que se ha ido produciendo en los últimos años, y prácticamente desde 1948.

 

La referencia al año 1948, ha señalado Joaquin Poch, guarda relación con la aparición de las grandes revistas dedicadas a cáncer, “como la gran revista “Cáncer” que ha sido como una especie de guía para todos los que nos hemos ocupado de estas patologías”, ha señalado.

 

Tras abordar todos los cambios producidos a lo largo de estos años, Joaquín Poch  ha expresado una conclusión de todo este proceso: “hoy día, el tratamiento de estos enfermos es relativamente complejo porque exige una decisión terapéutica de tipo multidisciplinar, una propuesta razonada, y en cierto modo colegiada, entre oncólogos médicos, oncólogos radioterapeutas, radiólogos, anatomópatólogos y biólogos moleculares”.

Poch ha destacado que “ésta es la forma de que cada uno de nuestros enfermos reciba lo que a juicio de todos es el mejor tratamiento posible”.

Evolución de tratamientos en pos del “gold estándar”

Durante su ponencia Joaquín Poch ha pasado revista a la evolución de los tratamientos, a los años de confusión que ha habido, y cuáles son las terapias que en estos momentos se pueden considerar aceptables.

Y todo ello referido a una patología relativamente frecuente y muy variable. Porque, tal y como ha manifestado el ponente del Aula Montpellier, “no son equiparables en su comportamiento biológico los cánceres de la laringe, los cánceres de la cavidad oral, los cánceres de los senos paranasales, básicamente lo que abarca la cirugía de cabeza y cuello”.

En cuanto a los avances fundamentales, en opinión del Académico, están en la mejora de la cirugía, la mejora de la radioterapia, la mejora de la quimioterapia y ser capaces en cada caso concreto de tomar la mejor decisión de asociación de las tres ramas fundamentales de tratamiento, apoyados en una capacidad de exploración que ha mejorado exponencialmente con el advenimiento del scaner, de la resonancia nuclear magnética, del pec tac, de la resonancia magnética fundida con tomografía de emisión de positrones… que permiten una clasificación mucho más exacta.

“Hoy día se están abriendo nuevas líneas de tratamiento para lo que nosotros llamamos enfermedad avanzada, con terapias moleculares, con inmunoterapia y de las que todavía no tenemos una idea muy clara”, ha manifestado.

“Pero hoy, por ejemplo, ha añadido, podemos asegurar que hace unos años, en cáncer de laringe, se practicaba laringectomía total, y hoy salvamos el 83% de nuestras laringes. Solamente tenemos que operar un 17%”.

Joaquín Poch ha reconocido que “los programas de conservación de órganos con quimio, radioterapia, son el gold estándar de la conservación de la función, pero desgraciadamente la cirugía sigue siendo el gold estándar de la supervivencia global”.

“Ser capaz para cada enfermo en particular de fundir esos dos patrones es el reto de los servicios hospitalarios o la medicina terciaria actual, ha subrayado”.

El Presidente de la Real Academia de Medicina ha destacado la importancia del espíritu de colaboración y de la actividad pluridisciplinar necesaria para el abordaje de estas patologías.

 


Leave a Comment