Cómo mantener una adecuada salud bucodental

5th febrero, 2020 /

·     Una dieta equilibrada y rica en nutrientes no solo es importante para la salud en general, sino que también contribuye a nuestra salud bucodental 

·     En la segunda edición de las jornadas “A comer bien y con salud, nos apuntamos” de HLA Montpellier se abordan las dolencias bucodentales derivadas de la mala alimentación

La segunda jornada del ciclo ‘A comer bien y con salud nos apuntamos’ del hospital HLA Montpellier acogió ayer la jornada ‘La alimentación en las enfermedades bucodentales’. 

Bajo este título, el doctor Carlos Ivorra, director facultativo de Asisa Dental,  comentó el importante rol de la alimentación a la hora de garantizar una buena salud bucodental y, consecuentemente, gozar de una buena calidad de vida. “Una buena salud bucodental nos ayuda a prevenir dolencias de las encías, caries, pérdida de dientes y otras patologías y trastornos que limitan la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en el bienestar psicosocial”. Además, según el doctor Ivorra, la salud bucodental puede contribuir a prevenir enfermedades más graves como el cáncer de boca o garganta o infecciones. 

Con relación a la higiene, el especialista aconsejó seguir siempre la misma rutina. “Lo ideal es dividir la boca en cuatro sectores y lavar cada uno de ellos durante 30 segundos, en total inveritr al menos dos minutos en cada higien bucal. En cuanto a la técnica, es importante ir desde la encía hacia el diente y no al revés. Asimismo, no hay que olvidarse de la lengua, que es un foco de placa bacteriana y no debemos dejar que la pereza pueda con el último cepillado del día”, puntualizó el doctor Ivorra.

En ocasiones, somos propensos a normalizar el sangrado de encías. Sin embargo, puede ocultar un proceso inflamatorio y debe ser considerado una señal de alarma.

La prevención de las enfermedades bucodentales comienza en la infancia. Costumbres como poner al niño en la cuna con un biberón en la boca propicia el  continuado contacto de los dientes con los hidratos de carbono. Es sabido que la aparición de las caries no depende tanto de la cantidad de azúcar consumida, como de la continuidad y permanencia de su contacto con los dientes.

La utilización del cepillo de dientes después de ingerir alimentos es probablemente la medida preventiva más conocida. Esta limpieza debe realizarse con una técnica correcta tres veces al día y por un mínimo de tiempo que asegure que pasamos por todas las zonas de la boca. No debemos olvidar que algunas enfermedades de la boca tienen mejor pronóstico cuanto antes sea el diagnóstico y tratamiento, por tanto, también debemos realizar revisiones periódicas en la clínica dos veces al año.

Darioleta Aranda, Nutricionista de HLA Montpellier, quien también participó en las jornadas, aseguró que en nuestra vida diaria consumimos alimentos que dañan los dientes. Todo el mundo sabe que los dulces, los caramelos, los chicles con azúcar, etc. pueden provocar caries debido a su alto contenido de azúcares, pero también es importante destacar que hay otros factores que perjudican nuestra salud bucodental y, quizás, no lo sabemos. Por ejemplo, los hidratos de carbono son los alimentos que más rápido desarrollan las bacterias.

Darioleta, destacó que las frutas y las verduras son componentes esenciales de una dieta saludable y un consumo diario suficiente contribuye a la prevención de enfermedades bucodentales como caries, periodontitis, halitosis. Las frutas son grandes aliadas de la salud bucodental, especialmente las uvas, las fresas y el plátano. Todas ellas ayudan a limpiar la superficie dental y mejoran las encías.

No puede faltar, tampoco, el fósforo, presente en la leche. Los lácteos son blanqueantes naturales y combaten el mal aliento por su contenido en ácido láctico. Tambien son buenos aliados de nuestra salud bucodental los huevos, el pescado, las legumbres o los calabacines.El evento finalizó con la intervención del chef Alberto Brosed, quien trasladó con maestría al plato, las indicaciones del doctor y la nutricionista.


Leave a Comment